¿Por qué si uno mismo se hace cosquillas no da risa?

Las cosquillas son un fenómeno muy curioso, ¿Por qué cuando nosotros mismos nos hacemos cosquillas no nos da risa? Esto sucede por varios motivos y produce en nuestro cuerpo sentidos contradictorios como molestia y gusto. Para que la risa funcione tiene que hacerlo otra persona porque nosotros no controlamos la manera de hacerlo. Nosotros mismos podemos controlar la intensidad y la zona, aunque no nos de risa, sentimos un cosquilleo en la zona.

Cosquillas y salud

Las cosquillas son beneficiosas para la salud, hacen que nuestros sentidos estén en alerta y provocan risa y felicidad. De vez en cuando tener ese sentimiento incontrolable hace que nuestro cerebro cambie de sentimientos y haga que seamos un poco mas felices. Siempre que puedas te recomendamos que pidas que te hagan cosquillas.

¿Por qué no podemos hacernos cosquillas a nosotros mismos?

YouTube

¿Por qué se nos pone piel de gallina?

¿Por qué cuando bostezamos nos salen lagrimas , cerramos los ojos?

¿Por qué no puedes hacerte cosquillas?

La mayoría de nosotros tenemos una cosquilla en alguna parte del cuerpo y, por lo general, es bastante fácil de encontrar. Para algunos es justo por encima de la rodilla, para otros es la nuca, y algunos de nosotros nos echamos a reír si alguien nos agarra de los costados. Reírte cuando otra persona te hace cosquillas es una reacción natural. Los científicos han descubierto que la sensación que experimentamos cuando nos hacen cosquillas nos provoca pánico y es una defensa natural para los pequeños y espeluznantes insectos como las arañas y los insectos. Las cosquillas leves de los insectos pueden enviar un escalofrío a través de su cuerpo haciéndole saber que algo se está arrastrando sobre usted.

Ese mismo sentimiento de cosquillas nos envía a un estado de pánico y provoca una respuesta de risa incontrolable si una persona nos hace cosquillas. Es el momento en el que menos esperas que te hagan cosquillas y es el que te hace sentir extremadamente incómodo y asustado, lo que lleva a la sensación de cosquillas más intensa. Incluso si sabes que estás a punto de hacerte cosquillas, el miedo y la inquietud de que alguien te toque y posiblemente te haga daño te hace reír. Algunas personas son tan cosquillosas que comienzan a reír incluso antes de que las toquen.

Fuente