Saltar al contenido

¿Por qué tengo mal aliento aunque me lave los dientes?

    El mal aliento es la liberación de olores desagradables por la boca, que puede darse por diversas causas, pero no es una enfermedad. Hoy veremos– el Porqué de mal aliento, aunque me lave los dientes.

    Mal Aliento

    El mal aliento, En lenguaje médico, se llama halitosis, una palabra derivada del latín halitus, que significa aire espirado, se genera por una acumulación de bacterias en la boca. No es una enfermedad, sino una señal de que algo en el cuerpo no va bien y necesita ser controlado. Los restos de comida entre los dientes, boca o lengua, produce un crecimiento de estas bacterias que forman gases. Estos gases al ser desprendidos por la boca ayudados por la exhalación producen un mal aliento en nuestra boca.

    Muchas personas pasan años con problemas y son discriminadas por el mal aliento. Esto sucede porque el olfato se acostumbra a los olores constantes, dejando pasar desapercibido el mal aliento.

    ¿Qué causa el mal aliento?

    Pero, ¿qué causa el mal aliento? Puede tener varias causas. Aproximadamente del 90 al 95% de los casos son de origen oral y del 5 al 10% son por otras causas como vía aérea superior u origen metabólico. Además, puede deberse a una mala higiene bucal, pero esta causa corresponde solo al 20% de los casos. Es importante recalcar que la halitosis no se genera por problemas estomacales, lo cual es un mito existente sobre el tema.

    Causas frecuentes

    Hay dos causas más frecuentes de halitosis: la presencia de saburra o caseum amigdalar. La saburra de la lengua está formada por proteínas, alimentos y restos salivales; células desprendidas del tejido epitelial de la boca y la mejilla, así como bacterias. Tiene un color blanquecino o amarillento y se forma en la parte posterior de la lengua.

    El caseum amígdalas tiene una formación y composición similar a la saburra de la lengua, pero se forman en depresiones en la región posterior de la lengua, en el fondo de la cavidad oral. Las bacterias presentes en los recubrimientos en el caseum se alimentan de los residuos proteicos de las células epiteliales descamadas, liberando azufre en forma de «compuestos volátiles de azufre (CSV)», que son los principales responsables del desagradable olor del mal aliento.

    Podemos enumerar como otras causas frecuentes de halitosis, una mala higiene bucal, problemas de encías, como la gingivitis; abscesos, disminución de la producción de saliva, ayuno prolongado, sequedad de boca, consumo excesivo de alcohol (incluidos los enjuagues bucales que contienen alcohol, ya que contribuyen a la sequedad y descamación del epitelio de la cavidad oral) y poca ingesta de agua, lo que contribuye a la baja salivación.

    Como evitar el mal aliento

    Para evitar el mal aliento existen multitud de soluciones. Las más efectivas son mantener una higiene bucal metódica y diaria. Lavarse los dientes después de las comidas, mantener la lengua limpia y enjuagarse a menudo con un colutorio. No olvide cepillarse también la lengua durante el cepillado, con su propio cepillo o con sus propios raspadores, beber mucha agua, al menos dos litros al día, evitar pasar muchas horas sin comer, evitar el uso excesivo de tabaco, alcohol y enjuagues bucales con alcohol, además de acudir al dentista con regularidad.

    Un síntoma de halitosis es sequedad en la boca, se produce una disminución de saliva que produce la aparición de más bacterias. Un truco para evitar esto es beber abundante agua. Ayudará a mantener la boca limpia e hidratada.

    En casos más extremos, en los que el olor es insoportable, se pueden utilizar medicamentos que ayudaran a sanear nuestros dientes y boca. Estos pueden ser medicamentos con flúor y Clorhexidina. Una característica que nos indica que tenemos halitosis es la aparición de un sabor amargo en nuestra boca, dolor de garganta, lengua o afonía en la voz.

    En otras ocasiones, si los episodios de halitosis son muy continuados, puede que tengamos una bacteria en el estómago llamada “Helicobacter Pylori”. Una vez diagnosticado por un médico podemos eliminarla fácilmente bebiendo una solución que nos recetará nuestro médico.

    Otras causas del mal aliento

    En algunas ocasiones el mal aliento aparece del estómago y se denomina mal aliento estomacal. Proviene del reflujo o ardor de nuestro estómago que al subir termina apareciendo por la boca en forma de gases. Esta enfermedad del ardor puede aparecer por comidas muy copiosas o fuertes, si se puede solucionar de manera eficaz con antiácidos o medicamentos.

    En otras ocasiones, el mal aliento puede venir de problemas digestivos o de un mal funcionamiento del hígado. Se pueden mitigar estos efectos con infusiones de manzanilla, poleo o anís.

    Fuente

    ¿Por qué mi perro vomita espuma blanca?